Publicado en avon, Tonterías Mías

Primera vez como Distribuidora

Hace cosa de un mes que decidí apuntarme como distribuidora de avon como ya conté en la entrada anterior. Y ya terminé hace cosa de semana y media la primera campaña. Cada campaña dura 3 semanas.

 ¿Cómo sucedió todo?

Me apunté por la página web de avon, dí mis datos y envié la solicitud. Fue un viernes y el martes siguiente ya me estaba llamando la que sería mi asesora/coordinadora/jefa/superior/guía. La mujer resultó ser muy simpática y enérgica. En esa llamada acordamos que vendría a verme ese mismo día para darme todo lo necesario para empezar.

18:30- Mi asesora/coordinadora/jefa/superior/guía apareció en mi casa con los catálogos de la campaña 18 (con la que empecé) y la campaña 1, más catálogos del hogar, para las distribuidoras, etc. Me explicó las condiciones, me dio pequeños consejos y trucos para sacar más beneficio. Obvio hubo algo que no pude pasar por alto siendo esto un trabajo de comercial: “¿Hay que vender un mínimo cada vez?” Su respuesta me animó y me hizo perderle el miedo, aceptando este “trabajo” con positividad: “no, tú vendes lo que puedas y ya. Lo que sí es que son de dar premios si alcanzas unos objetivos”.

-“¿Qué?¿Te apuntas?- me dijo mi asesora/coordinadora/jefa/superior/guía.

giphy
¡Claro que sí!

(Lo siento, pero quiero probar a poner gifs para hacer esto más ameno xD)

Yo pensaba que la primera campaña iba a ser un poco… meh. Pero entre unos y otros… conseguí vender cierta cantidad. La verdad es que bastante. Entonces una pues se empieza a emocionar. “¡Que me llevo mucho beneficio!” “Que encima me llevo estos dos premios y al venderlos conseguiré más para mí” “¡Que en nada tengo el dinero para el móvil!”.

Money
Yo empezando a vender Avon

De 105€ que vendí, mis beneficios totales han sido 10€. En realidad fueron 20€, pero como yo pago los catálogos, las bolsas, las muestras y los productos de futuras campañas… se me quedó en 10€. Aunque puedo llegar a los 20€ si vendo los dos regalos que me hicieron por registrarme en la campaña 18 y por haber vendido más de 70€.

¿Y qué hice como vendedora por catálogo?

Pues básicamente le enseñé el catálogo a amistades, familiares, gente que conocía y que sabía que le podía interesar los cosméticos y tal, y les anoté el pedido. Tras eso, el último día de la campaña hice el pedido por la web y llegó al día siguiente porque lo pedí para mandar a un punto de recogida próximo a mi casa.

Ya con el paquete, metí los productos en bolsas (que las compré) para cada cliente y quedé con ellos para dárselos, en ese momento fue cuando me dieron el dinero que me debían.

pedido avon
Se ve regular porque he tenido que capturarla de instagram.

En el paquete, a parte de estar lo pedido por los compradores, estaban los catálogos siguientes, los premios que logré y las muestras que compré. Los premios no los quiero así que los he puesto para vender.

¿Y cómo se paga todo eso a Avon?¿Cómo ganas la pasta?

En el paquete venía la factura y lo que tenía que pagar en total antes del último día de la siguiente campaña. Yo recibo X dinero de los clientes, pero pago Y a Avon. La diferencia entre X e Y es lo que yo me quedo para mí. Dinero en metálico es.

¿Complicaciones?

Realmente ninguna. Sólo la que me dio uno de los compradores queriendo que devolviera un sujetador. Pero era algo que pude haber prevenido yo cambiando el color del producto a la hora de hacer el pedido AJAJJA. Tuve que devolverlo y punto.

¿Y ahora qué?

Pues ahora mismo estoy esperando a pagar el pedido de esta primera campaña y a terminar de recibir peticiones de productos de gente para la campaña 1. Este mes no me voy a “forrar” como antes, pero poco a poco estoy afianzando el método de difusión y de captación. Por lo que estoy ilusionada. Además, traen cosas de cosméticos por lo que… ¡soy feliz!

new girl happy
¡Yujuuu!

 

¡¡Saludos!!

Publicado en Microcuentos

Vida.

Silencio…

¿Qué hago?

Sin más.

Me degrado en el sinsentido del futuro.

Me diluyen las decisiones del presente.

Me apuñalan las huellas del pasado.

Punto.

Sigamos paso a paso.

Tropezamos y nos levantamos.

Nos sacudimos las rodillas y miramos al frente, con dudas pero firme.

No hay soledad aunque el miedo te grite que sí.

Hay palabras de ánimo de un entorno que te quiere.

No te abandones en la caída. No esperes del apoyo lo que has de hacer tú.

Tú eres tu responsabilidad.

Tu futuro es tu camino, y tus acompañantes son los observadores del corredor de fondo.

Llega a tu meta. Celébralo.

Pero sigue caminando.

Publicado en Quotes, Tonterías Mías

Creatividad: Pepephone

Una compañía de teléfonos sencilla. Su sede de atención al cliente se encuentra en las Islas Baleares y sus trabajadores son españoles que buscan solucionar los problemas que se presenten sin máquinas de por medio. Su tarifa de datos consistía en 800Mb por 6,9€ (sin I.V.A. incluído) y las llamadas de teléfono te las cobraban por 6 cent el minuto (sin I.V.A. incluído) más 15 cent en establecimiento de llamada. Tal vez comparándose con otras compañías donde las llamadas y los sms son gratuítos, parezca una herejía que aquí las cobren. Sin embargo, con el precio de internet y que tendemos a comunicarnos por Whatsapp/Line, llamadas se acaban haciendo pocas y el precio final hace que valga mucho la pena.

PERO… hay un gran pero. Eso ha cambiado. Pepephone ha hecho cambios. Aumento del tamaño en la tarifa de datos y llamadas gratuitas. ¿Y cómo lo iba a notificar a sus usuarios? De una forma original que nos ha sacado una sonrisa a mi familia y al novio de mi hermana: un poema. Este poema:

No importa cómo se anuncie,
prosa, verso, grito o canto.
No importa el fondo o la forma,
importa lo que ha quedado.
Todo lo que tú tenías,desde esta noche ha cambiado.

Hoy tu navegación mejora,
poco es, pero es un paso.
Navegabas 800. 900 han llegado.
Casi un Giga, un poco menos,
Pero el precio no ha cambiado.

Y tu voz también encoge
como encogen las palabras:
cero seis a cero cero.
Poco es, mas poco hablas.

Y, aunque el nombre no es problema,
éste también ha cambiado.
Es tanta nuestra costumbre
que remedio no ha quedado.
Ratoncito y mastodonte
a otra fiesta se han mudado.

Todo cambia menos algo.
Lo que nunca hemos cambiado,
esos dichosos principios:
respeto, libertad y trato.

No importa que tú lo pidas.
No importa que tú lo leas.
Hecho está, daño no hace
y estará, aunque no lo veas.

Da igual que venga el otoño,
da igual que acabe el verano
desde el uno de este mes,
este cambio ya ha empezado.

Todo cambia y cambia sólo.
Tú descansa, vive y sueña,
que nosotros descansamos
si un paso menos nos queda.

No importa cómo se explique,
prosa, verso, grito o canto
es todo una tontería,
importa lo que ha quedado…

mil pasos más que hay que dar,
mil y uno ya acabados,
millones que aún nos quedan,
millones que habremos dado…

si tú quieres,… a tu lado.

El equipo de Pepephone

Así es como se enamora a los clientes. Pero no queda ahí, abajo del todo del email, en esas letritas pequeñas que suelen traer los correos de las compañías telefónicas, el poema sigue:

Nota: el cero no tiene IVA, pues no rima el resultado; pero siempre hay que ponerlo y cero con cero ha dado.

Me hago FAN de Pepephone.

Cuando me hablando de compañías de teléfonos, recomiendo siempre Pepephone, y ahora más.

Microcuentos (I)

Su esperanza en el ser humano fueron desapareciendo al igual que su vida, presa fugitiva de sus alientos.

 

Publicado en Momentos Anime, Series, Tonterías Mías

Momentos Anime (I)

Esto es algo que siempre he pensado y nunca lo había dicho en voz alta.
Desde pequeña he visto animes, desde los que echaban en A3 por la mañana cuando tenían horario infantil hasta los de Canal 2 Andalucía por la tarde cuando aún existía. Posteriormente, llegó internet a casa y el anime era de importación: con subtítulos en español y el audio original, el japonés. Toda una moderna alternativa y cultivada.
Debido a todo este historial, os daréis cuenta que habré visto muchos animes y, sobre todo, los Shojo (para chicas) porque soy una amante, o era, de las comedias románticas hasta que tuve novio y empecé a ir a la universidad. Desde entonces me gusta el cine rollo basado en experimentos científicos reales y sólo amorosas se salvan las francesas.

En el fondo tengo un rollo muy de modernita. Es raro.

El caso es que fijándome, hoy me puse a re-ver un clásico de la animación japonesa. Una serie de la que toda chica de principio de los noventa ha oído alguna vez o ha llegado a verla. No, no os hablo de Heidi ni de las Sailor Moon. Os hablo de la grandísima “Mermelade Boy” (traducción literal: “El chico mermelada”) o como la titularon aquí “La Familia Crece”

Protagonistas: Miki (en mi cabeza suena un grito de “Mikiiiiiiiiiiii” por culpa de un concierto en Barcelona donde una compañera de viaje se desgarró la garganta para que le escuchara la plaza entera) y Yuu. (And Yuu, and Yuu, and Yuu and solamente Yuu… *Pablo Alborán Japanese Version).

Miki: Pava
Yuu: Estúpido.

Que me desvío.

La escena típica de la que os hablo, sobre todo donde hay amores, es aquella donde él/ella se encuentra relajado, mirando a algún punto en la lejanía o simplemente con los ojos cerrados durmiendo y de repente, de la nada, llega una brisa fresca con aroma a flores de primavera mientras atrae a la escena pétalos de los Cerezos en Flor aunque sea pleno agosto con 800º C a la sombra que pasan sutilmente ante su rostro haciéndolo todo muy idílico y romántico. Ese viento siempre es favorable, haciendo que el cabello del susodicho aventado se mueva hacia atrás o grácilmente hacia un lado plasmando su alma de modelo o de pija, porque todos sabemos que sólo esos dos tipos de personas tienen el don natural de parecer un anuncio de champú cuando sopla el viento. El resto de seres humanos moriríamos ahogados por nuestros propios mechones y ellas sobrevivirían con dignidad… Selección natural lo llaman, ¿no?

Bueno, ¿sabéis a qué escena os digo no?

A esta:

Lo que el viento se llevó.
Lo que el viento se llevó.

Están las variantes de luciérnagas o gotitas de lluvia. Pero la cosa se resume en eso.

Publicado en Quotes, Tonterías Mías

Respuestas Ingeniosas 1

Disponiéndome yo iba a merendar en dirección a la cocina cuando en la mesa del salón me encontré mi zumo de Aloe Vera que compré ayer en el supermercado chino. Lo dejé a medias anoche y hoy estaba vacío.

Ya en la cocina pregunté: ¿Quién se ha bebido mi zumo de aloe?

Mi padre contestó: Yo.

Mi respuesta: ya decía yo…

Mientras tenía esta conversación, me hallaba sacando un vaso de leche del microondas y cogiendo unas galletas de un paquete que había medio escondido en uno de los armarios, aún sin abrir, y mi padre me pregunta:

– ¿Qué haces cogiendo de esas galletas?

– Pues comerlas.

– Esas galletas no se compraron para que tú te las tomaras.

– El zumo de aloe tampoco se compró para que tú te lo bebieras y mira.

Y tras ese comentario me dirigí a la puerta de la cocina ya con el vaso de leche y las galletas para merendar, cuando mi madre levanta la mano proponiéndome un High-Five que respondí triunfal.

Carcajas por parte de madre y mía, y una frase de mi madre a mi padre:

– Esta vez te han dado pero bien, eh!

Publicado en Relatos

Eco del último beso.

Y con un beso le robó el último suspiro de su amor.

Con los ojos cerrados, dejó que ese instante penetrara en su memoria para mantener ese recuerdo por más días de los que duró su relación.

Y día a día acaricia ese recuerdo, lo saborea, lo huele, siente su calor y su ternura que lo envuelve en una cápsula del tiempo que se va gastando y debilitando.

Ese último beso se desvanece a cada tic tac, a cada amanecer, a cada atardecer, a cada luna llena del que es testigo.

De ese sabor, de ese olor, de ese calor y de esa ternura sólo queda un mísero eco más débil que un susurro.

– Olga.

“Que una chica imite a una mujer no quiere decir que esté preparada para hacer lo que una mujer hace.”

Hayley (Hard Candy, 2005)

 

“Que una chica …